top of page
Buscar
  • Foto del escritorCecilia López Delgado

Que lo haga el comprador... ERROR

Actualizado: 9 abr

Si tenemos una entrevista de trabajo o una reunión importante, arreglarnos y sacar los mejor de nosotros mismos para causar una buena impresión es algo obvio, que hacemos con naturalidad o damos por hecho que hay que hacer.


Si ponemos en venta un coche, todo el mundo entiende que hacerle una revisión previa, algún arreglo, pasar el aspirador y lavarlo, nos asegura una oferta mejor y mayor rentabilidad.


Pero sin embargo, cuando se trata de vender nuestra casa, nos cuesta tomar la decisión de arreglarla un poco y mejorar su aspecto. Un particular en la mayoría de los casos va a hacer una o dos operaciones inmobiliarias en su vida y, aun así, nos lanzamos sin preparación, a veces, hasta sin asesoramiento inmobiliario.


En el mejor de los casos, la casa está en buen estado, la decoración es mona, (a nosotros por supuesto nos parece ideal) y bueno, no la vemos tan mal, así que encendemos todas las luces y hacemos las fotos con el móvil. Otras veces pensamos que el que la compre ya la pondrá a su gusto y dejamos esa pared granate en el salón, que nos pareció muy buena idea hace diez años, pero que aunque estamos un poco cansados de verla, no vemos el momento de pintarla y hacemos las fotos con la encimera de la cocina llena de botes, los restos de la merienda y el mando de la tele en la mesa, la mochila del niño en la silla del salón y hasta alguna cama sin hacer. De verdad, ¿alguien piensa que con esa imagen no va a recibir ofertas a la baja? Y eso cuando las recibe, porque el primer filtro que pasan todas las viviendas son las fotos del anuncio.


Si el anuncio lo sube un particular todavía tiene un pase, pero a los profesionales se nos debe exigir un mínimo, y que me perdonen las inmobiliarias que se puedan sentir aludidas al leerme.


Cuando vendemos una vivienda, no estamos vendiendo nuestro estilo de vida y aunque la decoración sea fantástica, hay que ordenar y despersonalizar. Eso lo tiene que hacer un profesional, porque a nosotros nuestra casa nos encanta tal cual pero no somos profesionales, ni objetivos y si lo que queremos es generar interés, aumentar las visitas, las ofertas y la rentabilidad, aparte de gustarnos a nosotros, le tiene que encantar al comprador.


Con mayor motivo en el caso de la mochila del niño en el salón, la comida del perro en la cocina o el árbol de navidad en la entrada. Esto es básico, pero si además de presentar tu vivienda de una forma decente, quieres que las fotos enamoren al comprador y agilizar la venta, tengo una buena noticia, nos tienes a nosotros.


En The Open House trabajamos para particulares, inmobiliarias, inversores y empresas.


Contáctanos y serás nuestro siguiente caso de éxito.



36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page