Buscar
  • Rosa M. Carvajal

Cómo ALQUILAR más rápido y de manera más rentable

- En colaboración con Elsa Lucas-Torres -


Las viviendas son uno de los activos de inversión más común en inversores particulares, porque para invertir en una vivienda no necesitamos tener un máster en economía o ser un crack en la bolsa. Tener una vivienda que hemos comprado o incluso que hemos heredado y hacer rentable la inversión es relativamente sencillo. Y si a esto le añadimos que hoy en día, la vivienda alquilada se encuentra en pleno auge, pues tanto mejor.


Su crecimiento se debe a que es una forma de tener libertad de movimiento o de permanecer en un sitio sin la atadura de una propiedad y sin el elevado coste de una hipoteca. Se buscan viviendas de alquiler que proporcionen la misma calidad de vida que un hogar propio siempre que tenga un precio razonable dentro del marco de lo que nos ofrece. Así que lo primero es ser consciente de que el valor de mercado de cualquier producto depende de la oferta y la demanda. Esa es una corriente que nos arrastra y en la que tenemos que aprender a navegar, por lo que debemos buscar un equilibrio entre:


La CALIDAD que ofrecemos --- la SITUACIÓN del inmueble y el PRECIO de alquiler que fijaremos

A la hora de alquilar una vivienda nos pueden surgir varias dudas:

  • ¿Cuánto tiempo tardaré en conseguir alquilarla?

  • ¿Cómo podemos fijar un precio beneficioso para nosotros y justificarlo?

  • ¿Qué debemos proporcionarle, y qué no, a nuestros inquilinos…?


Para ello, os dejamos una serie de claves que os ayudarán a conseguir alquilar vuestro inmueble de forma rápida y segura, ¿nos acompañas?



Observa la demanda

Se trata del factor más decisivo a la hora de sacar partido a un inmueble, pues puede que los interesados tarden en aparecer días o incluso meses, dependiendo de factores como la ubicación y el estado del inmueble, que será lo que marque la verdadera competencia.


Si tienes la fortuna de que tu propiedad es heredada y está ubicada en una zona con buena demanda, tan solo tendrás que preocuparte del estado y la presentación de la misma para lograr que destaque entre el resto y poder ponerle el mejor precio.


Pero en el caso de que tu vivienda no esté ubicada en una zona demandada, es muy importante que primero te informes bien sobre el precio del metro cuadrado en la zona y en qué punto se encuentran los alquileres, para decidir así cuánta mensualidad podrás pedir sin alargar en exceso los tiempos. Sobretodo, estudia bien a tu competencia.


Cuida mucho la primera impresión

Aunque la ubicación del inmueble es fundamental para estimular la demanda y sacarle más partido al alquiler, no debemos olvidar que el resto de ofertas pueden sacarnos del mercado si aunque nos ciñamos a los precios medios no cuidamos el aspecto de nuestra vivienda.


Y para ello, una de las herramientas más útiles es el HOME STAGING, nuestra especialidad. Se trata de un servicio de marketing, con el cual preparamos una vivienda con elementos decorativos lo más neutrales posible, para que capte la atención del mayor número de interesados mientras creamos una puesta en escena de hogar que genere una sensación de calidez y confortabilidad centrándonos en dar más visibilidad y valor a los puntos fuertes del inmueble, multiplicando así las visitas y reduciendo el tiempo.


Este servicio se usa tanto para venta como para alquiler, y nos permite lograr un gran impacto visual que se verá reforzado durante las visitas. Ayudará definitivamente a alquilarlo antes y con mejores condiciones. Y el servicio concluye con un reportaje fotográfico profesional que será el toque definitivo para destacarnos y garantizar ser la primera opción.


Pon a punto todas las instalaciones

Es muy importante revisar la instalación eléctrica, las tuberías y la caldera, especialmente para evitar posibles accidentes a los nuevos inquilinos, pero también para ofrecer la garantía de que entregamos la vivienda con todas las instalaciones en orden.


También, debemos revisar el estado de los electrodomésticos (si los hubiera) para estar al tanto de cuándo sería necesario renovarlos o si requieren alguna reparación. De esta forma, podemos asegurarnos el motivo de una avería ocasional y responder adecuadamente a los inquilinos en el caso de que les surjan desperfectos durante el alquiler.


Prepara tu anuncio

Una vez hayas solventado los puntos anteriores, llega el momento de hacer acto de presencia en los portales inmobiliarios. Queda a tu elección si contratas los servicios de una inmobiliaria, pero en este paso es fundamental crear un anuncio claro, atractivo y con toda la información de los servicios y las condiciones que ofrece nuestra vivienda. De esta manera crearemos un primer filtro que nos evitará llamadas o visitas que se queden en nada. Asegúrate de no olvidarte incluir datos como si posees el certificado energético, el número de habitaciones, baños, tipo de cocina, calefacción, si tiene ascensor y/o piscina, además de especificar otros factores como si se permite fumar dentro de la vivienda, tener animales o no deseas sobrepasar un número máximo de habitantes.


Y como toque final, unas maravillosas fotografías que muestren la mejor cara de todo esto que ofrecemos.


Organiza visitas de calidad

Para que los posibles inquilinos comiencen a sentirse como en casa desde el principio, y puedan valorar los puntos fuertes de la vivienda es necesario cuidar algunos detalles que ayudarán a que la primera impresión sea positiva:

  • Despersonaliza y aligera las estancias eliminando todos esos objetos que evocan a los inquilinos anteriores, para conseguir así un espacio neutro en el que cualquiera se pueda imaginar viviendo.

  • Realiza la visita con luz natural, ya que dará una idea más certera de las bondades del inmueble y creará un ambiente mucho más acogedor, por lo que NADA de visitas en días lluviosos o nublados siempre que sea posible.

  • Mantén el orden, la limpieza y la ventilación, cuidando especialmente la entrada a la propiedad. Recuerda que la primera impresión es la que cuenta, por lo que es especialmente importante el aspecto del recibidor, así como el cuidado del aroma que desprenda.

  • Crea un recorrido en el que primero se muestren las zonas más comunes (cocina, salón y baño), después las más privadas (dormitorios, armarios…) y lo mejor para el final (vistas, terrazas…).

  • Invierte en algo de decoración vistosa y actual, y prescinde de todo lo desactualizado o deteriorado, además de hacer hincapié en los detalles favorables que no están a la vista de todo el mundo, como la calidad de los materiales o la seguridad de la vivienda.

Selecciona a tus inquilinos

Este paso es el más importante y también el más tedioso, ya que serán necesarias varias acreditaciones para asegurarnos de que el interesado cumple con lo establecido. Además de nuestra primera impresión en una llamada o durante la visita, debemos hacer una serie de preguntas preliminares sobre las condiciones que hemos puesto previamente: ¿cuántas personas vivirán en el inmueble? ¿Hay algún fumador? ¿Tienen animales de compañía…? Etc...


Y en este punto, podemos valorar, como una opción interesante, contratar a alguna empresa que garantice el cobro del alquiler, a la vez que puede facilitarnos todo el papeleo. Liberándonos del arduo y complejo trabajo de asegurarnos la fiabilidad económica de los futuros inquilinos.


Haz una lista de objetos y desperfectos

Tan importante como conseguir alquilar una vivienda es lo que ocurre con ella una vez está en manos de los arrendatarios. Para ello es muy útil crear una lista de muebles y objetos que permanecerán en la casa una vez comience el período de alquiler, para adjuntarla al contrato y dejar claro a los interesados que se revisará todo de nuevo una vez finalizado el contrato y antes de devolver la fianza. Esto nos asegura un compromiso, por parte de los inquilinos, de cuidar nuestras propiedades, enfocándonos, de esta manera, en conseguir mejores condiciones y reducir posibles pérdidas.


En definitiva, lo suyo es usar las mejores estrategias para sacar partido a nuestras propiedades, siendo justos con los interesados pero evitando situaciones de riesgo para nosotros.


Pues esperamos que vuestros trámites de alquiler sean todo un éxito y que nuestros consejos os sean de ayuda. No olvidéis que desde The Open House os ofrecemos nuestra experiencia y estaremos encantados de acompañaros en la medida que nos sea posible.


Os deseamos muchísima suerte.

¡Gracias por leernos!



15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo